viernes, noviembre 25, 2016

Mi papá

A MI PAPÁ

Parece mentira, Papá.
Tu siempre,
estabas presente,
frente a toda adversidad,
otorgándome tus consejos con fortaleza, con ímpetú.
Ya no éstas, te fuiste con Jesús.

Se disipa tu recuerdo,
en el laberinto de mi existencia.
Rondas, cual si fueses un bello sueño de esencia...
Con tus grandes ojos verdes,
similares al espesor del mar..,
y a sus olas recurrentes,
surges de repente.

¡Papá, cuanto quisiera conversar contigo!
En los mágicos instantes de mi niñez,
emerges sonriente,
con tu jovialidad y sentido del humor.

Perdóname Papá,
por aquellos momentos,
que no supe demostrarte lo mucho que te amaba.
Me brindaste tu apoyo en mis años de adolescencia,
en la etapa de una rebelde fluorescencia.

Época de incipiente juventud
que no supe apreciar en toda su magnitud.
lo mucho que por mí te preocupabas;
por mi bienestar.
y por mi felicidad.

Siempre estarás en mis pensamientos,
y en mis razonamientos…
Porque me parece escuchar tu voz..,
cuando nace una interrogante en mi corazón.
Ilustrándome como siempre,
con tus anécdotas...
Con tus historias recurrentes..,

¡Hasta siempre, papá!
Mientras viva, nunca te olvidaré,
Porque sé que algún día te veré...
Y también me iré con Dios...,
Y por ende..., contigo.


Mi papaá está con Dios
Venus Maritza Hernandez
Safe creative. derechos reservados

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.