viernes, noviembre 25, 2016

El príncipe

Y emergí, naciendo en las marejadas utópicas
de aquel mundo azulado…
Miré a un caballo alado que insistente
me pedía que montase en él,
para poder llevarme a los brazos
del príncipe de la dimensión alterna.

Me impulsé victoriosa y húmeda de mar en calma,
desnuda montada en el corcel aéreo,
mi piel sintió la intensa frescura de unas letras,
que volaban despiertas...

Eran las letras de un enamorado poeta,
que filmaban mi imagen;
plasmando cualidades y sonrisas,
de una poetisa enamorada.

El nuboso entorno, me rodeaba de un celestial algodón,
como opciones ofrecidas, para abandonar al corcel.
Con solo una ligera inclinación, podía trasladarme
a reconfortantes almohadones de cielos.
más yo quería viajar a los brazos que me esperaban.

Transcurrieron tres versos y una rima,
antes de poder apreciar la cercanía
de aquel lugar paradisiaco.
Una palmera se inclinó como señal de bienvenida,
y una ola se rindió a mis pies.

El príncipe se aproximó abriendo
la puerta dimensional eléctrica.
Vestía de forma sencilla en tonos de azules poemas,
que sueñan amores imposibles pero reales.

Caminando hacia mí, ubicado en la distancia de un beso lejano,;me lanzó caricias, y suspiros,

versando mil sinfonías de afecto.

En cada paso que daba, más se acercaba.
Cerré los ojos, esperando tocar sus poemas y sus manos...



Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.