jueves, mayo 19, 2016

Solar

De anaranjados gestos y amarillos conceptos,
se pega al sol, una mujer de cabellos sueltos.
Sellada su mente a la superficie calórica,
se matiza su piel de liras y dimensiones.

Sus bronceados pensamientos, tiemblan de frío.
Sus callados silencios besan cada hastío.
Millones de rayos se esparcen en su letrada fisonomía,
que lisonjera danza frente al reflejo de unas aguas cristalinas.

Solar, Poemas de Venus Maritza 

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

martes, mayo 17, 2016

Consecuencias del alcoholismo

Versos convexos
nacen de la verdad…
El alcohólico…
Se cae en abismos,
lo ignoran las personas.
Se desintegra su familia,
se agotan sus neuronas.

Hace el ridículo,
es el bufón de la calle.
Encerrado en su mente,
danza el delirium tremens.

El hígado se atrofia,
la sangre se contamina.
Los pies le duelen,
ya casi no camina.
La gota lo agota,
le duele hasta el alma.
La visión se duplica,
no distingue ni a su sombra…

Aviso noticioso:
alcohólicos buscan ayuda
en Alcohólicos anónimos.
Y recuperan su vida, ya en huída.
Vencieron a la enfermedad
y el horizonte se amplió.
Sanaron, y su cuerpo fue limpiado,
por la abstinencia del veneno mortal.

Consecuencias del alcoholismo en la humanidad.

 Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

Escribir

Así escribo

Estoy aquí, para expresarle a la musa
sobre los cien mil suspiros que laten en lejanías;
verso a las canciones que vagan en los recintos del pasado...

En los vacíos de una noche en que te espero,
sobre cada paso espiritual que flota
en los sueños de mis calles del ayer y del hoy.

Escribo improvisado y resalto en cada tramo de vida,
tus besos de fuegos y distancias...
Después los refino con música instrumental,
los corrijo y edito entre notas de almas.

Escribo sensaciones, les doy palabras
y giros, así me deslizo en cada inspiración.
Así escribo… Por ti.


Así escribo cuando verso al amor editando sentimientos.

Venus Maritza Hernández
 Safe creative, derechos reservados

jueves, mayo 12, 2016

Paz

Dádiva viva

La paz, hermana de la felicidad, hija del amor. ¡Sí! Dadla con fe y no caerá como Roma. Dádiva viva es la diva. Sosegada...No, como la daga que revuelve los sesos de quien odia. Galardonada, dona su gala. Ve, hay oro espiritual de Dios, quien desee hallarlo, no llorará, arará y lo encontrará, atrás del paso y solución, no sin luz, sí, con una sopa de ternura, cerca de Sión.

La paz, hada de risa blanca, ha sido desairada por dos: por quienes ya no laten sus sentidos en la tierra benefactora, y por los culpables del mundo, con voz sin victoria.

La paz es gracia, si agradecen su gentileza sin azar… Lleva a la verdad de la mano, y va danzando en armonía del buen ánimo, diciendo a todos: calmosos somos sobre la cal del camino, del señor, no mines su paciencia, si a cien pasos se extermina el imperio humano, mejor ríe en el poder, del amor.


Paz benefactora que nos da el correcto actuar.
Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

martes, mayo 10, 2016

Alcohol

Una historia, a continuación
les relataré,
enclaustrada en las memorias,
de un blanco papel.
La contemplarán a través del prisma,
de mi visión y versar.
Recuerden que es un aneurisma,
de nuestra sociedad mundial….

Erase una vez, un hombre encantador,
Más un de pronto, cambió todo.
Inteligente, multifacético y soñador,
decidió un día revolcarse en el lodo.

Nadie sabe porque sucedió,
quizás, fueron los oscuros genes de su padre,
quizás, fue que erró el camino,
perdiéndose en la ignominia,
de su maltrecho destino.

La lascivia y el alcohol,
Lo condujeron a lo peor.
Sus neuronas se agotaron, prisioneras,
de tantas despilfarros y borracheras.

Preso del estupor,
de tanto ingerir licor,
a una era intergaláctica y distante;
su intelecto se mudó.

En la prehistoria oscilante,
el delirium tremens es su baile de boga,
para él será siempre su melodía de moda.

Escucha sonidos de mundos patéticos,
la enferma parranda se enciende y levanta,
en voces, y ecos de orquestas sin léxico.

Desviado infeliz camina sin rumbo,
en grupos de zombies ambulantes.
Se cae por siempre en la orilla del mundo,
se enaltece su estado delirante.

Detestable, violento y soez,
es su apariencia y dejadez.
Piensa que es brillante y locuaz,
y sólo muestra impertinencia de más.

Es su enfoque estrecho,
de raciocinio deshecho,
Vuelve trizas a sus parientes.
¡Vil demente!
La violencia lo alienta, su aliento es un bar,
cavernícola actual, de apariencia letal…

Su comportamiento un día lo condujo
a la mas baja estimación.
Un grupo de hombres,
sin compasión,
cobraron su deuda.
Y en una eterna aflicción de heridas,
sin una explicación,
lisiado lo dejaron de por vida. ¡Pobre borracho!

Primera publicación: 11 de octubre de 2008


Pobre borracho de los días inexistentes de su vida.


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados