lunes, noviembre 11, 2013

Celos

El ángel y la ninfa

Un cuento poético aparece de incógnito;
rescatado de los sueños de un ángel soñador.
No es la intención celestial ni propósito,
sólo el azul que enloquece al amor.

Su fulgor encandila a los ojos mortales,
que retraen su mirada, ante tal resplandor.
Es el romance pintado en raudales,
que encienden el cielo cual lluvia de sol.

La ninfa lo inspira y mueve sus alas;
lo mira y lo besa con besos de luz.
Le entrega sus versos dotados de galas,
con liras y llantos en frugal inquietud.

Centelleos de tul enarbolan su imagen;
ella flota en la brisa del adiós.
El desgarra su alma indomable;
del ciclo de musas sin corazón.

Resurgen los áridos pensamientos;
nómadas en tierras de desilusión.
Una lágrima cristaliza los sufrimientos,
cerca de la aureola de la pasión.

La ninfa sonríe y prodiga poesías;
el ángel la recibe con nubes y miel.
Mueven sus alas en total pleitesía;
ambos se versan con rimas y piel.

Más una sombra se filtra de pronto,
con oscura y siniestra intención.
!Es el vil celos que aparece cual monstruo!;
haciendo su cruda y maligna actuación.

Acude al manantial de los sentimientos
donde la ninfa y el ángel solían beber.
Y esparce en sus aguas dudas y sufrimientos;
tiñendo de negro su dulce querer.

Ella lo acusa de escribir a otras;
de obsequiar sus sueños, delirios y prosa.
El lo niega todo,
más las evidencias lo acusan…
Se revuelca en el lodo.

El ángel la besa con versos y luz.
La ninfa se lamenta de ser una ilusa;
pintando sus alas con dulce inquietud.´


Ángel y ninfa en una historia de amor con celos


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos rewservados
( publicado el 12 de febrero de 2011)<

viernes, noviembre 08, 2013

No me olvides

No me olvides...
Porque existen lapsos de lágrimas que duelen;
suspiros de nostalgia cibernética,
de ilusiòn pasajera y palabras acariciadoras.
Te amo, te amo,
y te recuerdo siempre.

Allá en la playa virtual,
donde nos miramos y nos amamos,
siguen volando las gaviotas,
y los sueños...

Mi corazón está lleno de amor para ti,
aunque la distancia nos limite,
las cadenas aprisionen,
y el tiempo no alcance...

Te digo que te amo,
y deseo que seas feliz,
y que Dios siempre te oriente y guie.
Besos con alas para ti.


No hay olvido jamás


Venus Maritza Hernandez
Safe creative, derechos reservados