jueves, septiembre 19, 2013

Las llaves

Encontré evidencias de sus pasos en otras puertas...
¡Si! ¡Ya no sucumbo ante sus travesuras de poeta¡
Más, cuando el exterminio de la noche se agudiza...
La paz y la luna escondida se eternizan
en riachuelos de sonrisas esporádicas.

Dos candados destrocé con el ardid de una llave maestra,
entré y vi aquellas luces verdes que tintineaban atención.
Navegué por un momento entre pensamientos y recuerdos cercanos...

Luego me paralicé en un concepto poético.
En ese lugar formé un poema con mis propias manos,
y cambié las llaves de su voz.
Sedienta de su espíritu, atiné en recoger
del ayer que pudo ser,
y del futuro que nunca será,
un pequeño y a la vez gran caudal,
encerrado en la distancia lejana de un mar paradisíaco.

Medité sumergida en las olas de sus versos,
sonreí y coqueteé a la imagen de su amor.
Luego decidí cerrar la entrada y cambiar las llaves,
pero, luego reflexioné acostada en la noche,
y pensé entregárselas en la primera ocasión que una
inspiración repentina me extendiera su alfombra,
para que mis poéticos pasos marquen en el papel
de su corazón un amor virtual imperecedero,
saciado de letras y besos de palmeras,
donde las caricias distantes de sus lágrimas,
sinceras y fingidas puedan pernoctar en cada
sensación de amor y plenitud de islas caribeñas.


llaves de privacidad y poesía surreal


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

martes, septiembre 17, 2013

Glacial

De nada sirven, los recuerdos,
de nada sirven las señales,
si ya expiraron los latidos de las letras.
La tenue alfombra decora un espacio inexistente...
Su delgada esencia se deshace sobre un océano incoloro.

Impasibles, y fríos están aquellos sentimientos antiguos,
que antes fueron fuego.
Evolucionaron en el blanco vacío de un silencio
que se prolonga en la lejanía de una era glacial.


Glacial de amor sin letras y sin emociones

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

viernes, septiembre 13, 2013

Lejos

¿Es posible quererse en la distancia?
Si, es posible.

Es posible amarse, en la fuente real de los deseos,
y luego concretar los sentimientos en realidades.
Es posible, plasmar el sentimiento también
en forma abstracta
y hacer una escultura de letras…

Ensimismarse en la dulce sensación de cariño.
Si las cadenas aprisionan mis manos y mi cuerpo,
no así mi mente que lo ama,
sublima el afecto de su atracción física,
y de espíritu, solo por él.

¡Amo el continente de sus días y noches!
Amo sus versos y su piel distante.
Quiero seguir flotando, por intervalos de fantasía,
hasta que las mareas y tormentas se sosieguen.

Posible quererse en todo tiempo y todas partes

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

martes, septiembre 10, 2013

Playa

Letargo de playa

Soy dueña del espacio en blanco
que está en frente de mí.
Propietaria de mis pensamientos,
ama de mis razonamientos.
Poseedora de un criterio ajustado a normas
lógica y ciencia.

Los actos son míos también,
más, sus repercusiones palpan
y afectan otras vidas
que circulan en la aureola.
Me sitúo en el medio de la galaxia,
observando a las similitudes de los seres
y sus deberes: legales e ilegales; morales e inmorales.

Entes extraterrestres se mezclan con los terrestres...
O será: ¿Que los terrestres en realidad son extraterrestres?
Soy la capitalista de mis monedas y sentimientos,
la que invierte a cada instante en sí misma,
y en los que ama.
Me amo y amo.
Me quiero y quiero.
Me respeto y respeto.

Pido al amado padre que aleje
a mis seres amados,
de aquellos seres desviados,
que evite que se crucen en su sendero.
La brisa continúa brindando sosiego...

Y sus brazos extienden al sol de enero.
Tengo a la claridad como un apego,
como una representación de vida intensa,
de Dios, sus ángeles y su afecto.
El verde plateado que irradia y potencia,
acentúa las energías del intelecto.

Planeo revolcarme pronto en la arena real
de una inspiración que me haga arder la piel…
Llego a la playa y me hundo
en un charco de sal y agua de sol.
Contemplo a la inmensidad majestuosa
de aquel mundo onírico de los seres acuáticos.

Suspirando aquel letargo de playa,
me quedo quieta, con la mirada estática,
como deseando retener aquella visión esplendorosa
cuyos sonidos son de igual belleza.

Camino y marco mis huellas en la arena,
y los sucesos se confunden con el pasado,
el presente y el futuro.
Los amores posibles e imposibles me observan
en el reflejo lumínico del astro dorado que refulge.

Playa y meditación en la arena


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados.

lunes, septiembre 09, 2013

Enamorada

Me fascina tener mariposas en la mente.
Y flotar hipnotizada, mareada de amor.
Ebria de sensaciones, por ti.

Unos minutos que emiten palabras versadas,
de ternura e inteligencia me lían en éxtasis.
Etéreamente viajo hacia ti,
enamorada, extasiada.

Te amo dentro de la aureola mágica.
Un mundo privado donde sólo estamos los dos.
Te amo y los suspiros me encumbran a la cúspide de nuestro amor.
El mar me extasía...

Me llama a sus olas de paz y azules senderos....

Enamorada y extasiada de amor

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

jueves, septiembre 05, 2013

Siglo

Antiguo y milenario amor

Una ventana entreabierta muestra la refulgencia de la vida.
Sugestiones apagadas se escabullen en la transición de los siglos;
sobre un cofre cerrado, guardado en un boscaje que nunca olvida.
Sempiterna nostalgia de un antiguo y milenario amor.

He traspasado vidas y sucesos,
caricias y tropiezos,
Y tu amor lo tengo guardado
en el cofre de la eternidad.

Mi dulce querer, amor de mi vida..,
¿Qué enigmas encierras en tu transparente figura?
¿Hacia donde partiste?
Volví a nacer! Amor de mi vida!

Y me pregunto si resurgiste en esta ocasión;
en mi misma época, o te espaciaste en la distancia
de los siglos, naciendo antes que yo.

¡Muestra tus promesas, esculpidas en azules remembranzas!
¡Ven mi amor!
Hazte presente por favor.

¿Donde estás?....

Amanecer en tus brazos,
Maniatada en tus lazos.
Róbame todos los besos que atesoré,
detrás de las épocas;
secuestrada y adorada.

Una tormenta se avecina
y ambos miramos hacia arriba.
Lluvia de lágrimas que humedece
nuestras almas compungidas...

Se despejan las negras nubes...
Traviesa te despeino y sonrío,
corro entre los árboles de las horas,
Tú me persigues, yo sigo corriendo,
entre los siglos;
riendo a carcajadas.

De improviso, agarras el atajo de los versos,
en el sendero de las rimas, y me atrapas con tus besos.
Sigo con las bromas y entre los minutos de las letras;
me escabullo nuevamente.

!Oh juvenil derroche de azucenas se desbordan de tanta ilusión!
La luna, compañera inseparable de románticos como tu y yo,
sonríe y nos arropa con su luminosidad.
Un abrazo nos une, cual almas gemelas, en la inmensidad.
Y un beso final se estampa en el verdor del amor.
Siempre te esperaré…

Antiguo y milenario amor en mis recuerdos del ayer y siempre

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

miércoles, septiembre 04, 2013

Su isla

Su isla flota lejos, muy lejos de mí.
Él está solo,
en aquella alfombra terrestre,
sembrada en el vacío de la nada.

El arco iris de su amor
luce un corazón verde,
como el boscaje de su ilusión.
Cerca, muy cerca,
está la tradicional luna,
que irradia sus letras de poeta.

El espacio sideral de tono naranja
huele a mandarina y a limón.
Las frutas distantes
conversan sobre él.

La noche lo arropa
entre esfuerzos y vigilia,
el día lo cubre de descanso
y sueños angelicales.
Los cibercafé lo esperan, lo reciben,
con sus caras de pantalla
y sus voces robóticas.

Luego lo inanimado y las horas llanas,
lo desaparecen, y la espera es apacible...
Quizás en otro siglo, estemos juntos.
Su isla de fantasía y de amor irreal

Venus Maritza Hernàndez
Safe creative, derechos reservados.