viernes, junio 14, 2013

Isla

Un desierto flameante de odio cansino... A lo lejos un paisaje edénico de abundante vegetación ilusoria y engañosa...Apoyada en una roca de rencor, la lava de la realidad amenaza con quemar los pasos recorridos.

Un río lejano se precipita hacia otras cúspides y llanuras, pareciera que ríe a costa de los acontecimientos humanos.

A la derecha esta el polo norte, a la izquierda el fuego. Tengo frío y calor, tengo odio y amor indignado, ocupándose de la limpieza de la mente. Para ello, ambos estados ejecutan disturbios holográmicos en las necias y vivaces neuronas, las cuales se niegan a expirar en los brazos de la realidad.

Los locos pensamientos románticos, que divagan en cada anochecer de ingenuidad extrema, tienen mil excusas, y mil poemas para obtener el logro de aquella isla flotante. Esa que contempla mi mirada de poetisa enamorada...



Isla flotante con dos enamorados imaginarios

Venus Maritza Hernandez
Safe creative. derechos reservados

Caminata

Una caminata en sueños,
en un desierto árido
que conduce a un mar en ebullición.
Un mar de intempestuosos versos
que se muestra en aquel cuadro,
que cuelga de la pared del tiempo.

Un sueño roto,
que ayer cosí con el hilo de mis horas libres,
con la aguja de las palabras.
También degusté una rebanada de nostalgia,
bañada de adolescencia.
Y me bebí un vaso de suspiros mágicos,
con una rica galleta
impregnada de luces de discotecas...

Abracé con mucha vehemencia a varias tardanzas
que flotaban en la atmósfera de mis horas libres...
Y observé por breves segundos
a la pobreza extrema de mis semejantes.

Ubicada por intervalos de poesía,
parada en el patio de mi colegio,
sujeté a una melodía con mis manos.
La así tan fuerte que desbaraté su esencia.
Unas lágrimas de diamantes
y cristales sueltos llovían de mi mirada...


Caminata de la vida y el tiempo


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

miércoles, junio 12, 2013

Vida

( Un relato de estilo incoherente y postromántico)

Falsedades

A veces invento locuras para salirme de la rutina. Cansada de lo mismo inventé la manera de vivir intensa pero pàusadamente...

Un plato de diamantes y uno de tierra con agua; los ingerí, como resultado me perdí, subiendo una escalera que nunca termina, pero que al final me lleva al mismo destino, donde las miradas se entrelazan haciendo nudos insoportables pero felices. ¡Ven! amor de siempre; tengo deseos de golpearte hasta cansarme. ¿Ya ves? Te amo mucho, por eso te mentiré toda la vida, hasta después del final del diluvio universal.

¡Anhelo tanto respirar el agua del mar! y nadar y nadar y nadar hasta alcanzar los limites de las falsedades y verdades del imperfecto cosmos, que me toma de las manos todos los días de mi no existir...

¿Soy o no soy? ¿Eres o no eres? ¿Serás o no serás?

Todo dependerá de las circunstancias en que el eco disperso de los átomos altisonantes y en decadencia opten por salirse con la suya, alzando su voz de léxico soportable y ajustada a los fundamentos de mis manos. Mejor será que respire letras, así me atiborraré de libros. Me encanta...

Falsedades en poesía automática surrealista


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

jueves, junio 06, 2013

El silencio

El silencio prohibido

Te guardo en el silencio prohibido,
de mis sueños imaginativos.
Te escondo en mi mundo secreto,
pleno de paisajes escritos.

Llegas guapo y galante
con tu sonrisa distante.
En bólidos tus amistosos mensajes...
Sosiegan mis esperas.
Se ondula la emoción en pasajes
de atención y quimeras.

Enciendes a la nada y al todo,
viertes a la vida de tus letras bellas,
sobre las sensaciones placenteras.

El silencio prohibido del amor.

Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados