miércoles, mayo 15, 2013

Ilusiones

Cuando me enamoré de él, el amor me hacía flotar. Dicen que al percibir el romance, se siente como si se ingiriese una droga. Tal es el efecto que causa la ilusión aunque sea pasajera.

La sensación de euforia se acentúa y mil paisajes nutren al paraíso del amor real o ilusorio. Ambos visitan a las almas románticas. Uno es estático, el otro volátil; uno se prolonga en la realidad, el otro en los sueños.

Así es el amor con sus colores diversos que al principio, nos hace sentir como si viajásemos constantemente sobre las nubes que circundan a la materialidad, dotándonos de un transporte espiritual.


Prosa de amor y de ilusión


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados