domingo, abril 07, 2013

Bella

Una bella mujer plena de curiosidad
recorrió los caminos de su existencia en la tierra.
Viajó a las distintas dimensiones del tiempo.

Ataviada de felicidad y compañías gratas,
se vio a ella misma: nacer, crecer,
amar, reír, llorar y bailar.

Su belleza física trascendió hacia su espiritualidad.
Reflejó cualidades de gran valor ante Dios.
Su alegría inundó el entorno y
una sonrisa placentera de amor y paz
la cubrió de bendiciones, vida y eternidad.

En la santa ciudad recibió la bienvenida
y el regocijo de la multitud,
se percibió en el ambiente,
junto al verdor de los árboles celestiales
y la brisa de una luz solar divina. 



Bella física y espiritual, mayormente abstracta que viaja al cielo.


Venus Maritza Hernández
Safe creative, derechos reservados

jueves, abril 04, 2013

Pasará

Mi cabellera negra y mi belleza, la tiro al mar
para humedecer con naturaleza mi transitar.
Pasarán los años, pasará la vida,
pero el recuerdo de cada ser, nunca decrecerá.
En las milenarias memorias de Dios se sustentará,
en la ciudad eterna junto a los ángeles y su realeza.

Mujer que miras tu belleza;
hombre que contemplas tu gallardía;
recuerden que son sólo momentos efímeros carnales de
triviales algarabías.

La verdadera esencia es espiritual, eterna y enigmática,
plena de sentimientos, nobles y morales,
u emociones oscuras y detestables.

Tratemos de seguir las leyes divinas en la vida,
que nos abrirá la puerta del amor al final del camino,
cuando algún día lleguemos a sus llanuras de cielo
y paraíso edénico, asidos de las santas manos de Jesús.


Pasará todo la materialidad de la vida.


Venus Maritza Hernández;
Safe creative, derechos reservados